Entre Normandía y Bretaña se encuentra un lugar mágico anclado en el tiempo, aunque plagado de turistas, en obras, mucho ajetreo y demás incomodidades que dificultan que te traslades a otra época. Hemos querido devolver al Mont Saint-Michel la calma y la nobleza que se merece en esta fotocomposición de tres instantáneas tomadas a nuestro regreso.

Parámetros: composición de tres instantáneas siempre en modo manual, focal fija 14mm, velocidad 1:60s, f:11, ISO 100, en modo RAW, reveladas en Lightroom, retocadas y superpuestas en photoshop y finalmente procesadas para HDR.

Os ponemos el resultado final en alta Res para el que quiera descargarla aquí.